sábado, 13 de octubre de 2012

"Russians versus Fischer" traducida (06)

Los Rusos versus Fischer

Notas sobre Robert Fischer (Por el Gran Maestro I. Bondarevsky)


Igor Bondarevsky
Para bien o para mal nunca he conocido a Robert Fischer personalmente. Así que no puedo hacer ninguna observación sobre él como persona. Pero he visto al gran maestro estadounidense en acción en tres ocasiones. Por lo tanto, puedo compartir mis impresiones de Fischer como un extraño.
La primera vez que lo vi fue en el Torneo de Candidatos de 1959 en Yugoslavia. El título de Gran Maestro (quizás antes de tiempo) ya se le había otorgado. No había duda en mi mente de que Fischer, quien sólo tenía dieciséis años, sería uno de los contendientes principales. Tenía dos razones para pensar así. En primer lugar, Fischer ya había tenido gran éxito en las competiciones y seguía mejorando. En segundo lugar, nosotros en este país contábamos con muy pocos jóvenes ajedrecistas de gran promesa, lo cual es comprensible en vista de las consecuencias de la guerra y la falta de atención a los jóvenes ajedrecistas. Fischer me pareció un poco distraído, un joven quizás incluso suelto. Sus modales dejaban mucho que desear. A medida que el torneo avanzaba, llegué a detectar ciertas anomalías en el comportamiento de Fischer. El torneo en Yugoslavia, en la que los mejores jugadores del mundo tomaron parte, sin duda era importante para el joven ajedrez americano. Luego, en 1959, no me parece especialmente dotado. No se destacó del resto.
Por otro lado, Fischer estuvo bien sobre el tablero de ajedrez. Uno podía sentir la intensidad con que se comprometía con cada movimiento. Su inmensa capacidad de trabajo y su resistencia recorren un largo camino para explicar su éxito. Teniendo en cuenta que Fischer, a juzgar por lo que la prensa escribió, no estaba demasiado preocupado por su educación general, uno podría imaginar la cantidad de tiempo y esfuerzo que ha dedicado al estudio del ajedrez en sus años de formación. El ajedrez había sido su pasión desde la infancia. Creo que debo subrayar que en la evaluación de Fischer no puedo evitar compararlo con otros ajedrecistas jóvenes de su generación. Cuando digo que Fischer no me parece especialmente dotado que lo estoy comparando con sus colegas.
La siguiente vez que  vi jugando a Fischer estaba en la Olimpiada de La Habana en 1966. Parecía ser un poco más disciplinado, pero la mirada extraña en sus ojos y su andar arrogante eran bastante desagradables. Como siempre, Fischer dio al juego todo lo que tenía. Cuando jugó contra oponentes débiles su enfoque era el mismo que en el desempeño de grandes maestros. No pude detectar ningún  signo de descuido en sus juegos contra los rivales débiles. En esos años, Fischer ya era un excepcional  jugador de ajedrez internacional. La tercera y última ocasión que lo vi fue durante el  mini-encuentro Petrosian versus Fischer en 1970 en lo que se denominó el "Encuentro del Siglo". Las desviaciones de la norma que escribí anteriormente seguían allí. Incluso tuve la sospecha de que el descanso de dos años en sus actividades competitivas previas al encuentro de Belgrado era porque estaba en tratamiento y se le había prohibido competir.
Ahora, después de una serie de partidas importantes desde abril de 1970 hasta septiembre de 1972, Fischer ha vuelto a retirarse del circuito de torneos durante dos años y medio.
Tal vez la mejor manera de evaluar el desempeño de Fischer es mirar a su partida más reciente y más importante contra Boris Spassky. Pero primero me gustaría echar un vistazo rápido al período  anterior a la partida. En el otoño de 1971 yo había hecho algunos trabajos en las partidas de Fischer (alrededor de 500). Es en muchos sentidos un trabajo meramente técnico, pero hasta cierto punto me referí a los aspectos creativos de su obra. Cinco meses antes de que el encuentro comenzara yo había cambiado mi trabajo, pero todavía pude compartir algunas de mis reconocidas observaciones preliminares hechas unos seis meses antes del comienzo del encuentro en Islandia. Percibí a Fischer como un jugador práctico por la prodigiosa fuerza de su tarea diligente, su concentración sobre el tablero de ajedrez, su resistencia, conocimiento y excelente memoria.
En el examen de varias competiciones, descubrí que Fischer tenía  "puntos extra" en cada uno de ellos. Es decir, Fischer había logrado empatar o ganar incluso partidas en las que las probabilidades estaban en contra suya. Él también había ganado partidas que se encaminaban  a las tablas. Además de las cualidades que he mencionado antes, este fue el resultado de su fuerte voluntad y tenacidad. Fischer es el tipo de maestro que nunca ha sido llamado "maestro de las tablas". También es notable que el americano ejecute sus movimientos de forma rápida y casi nunca tiene apuros de tiempo. Su repertorio de aperturas era bastante limitado, aunque poco antes de la pelea por el título mundial hizo un intento para ampliarla. Fischer siempre gravitó hacia determinados esquemas de probada eficacia y bien estudiadas. Su juego con Blancas se caracteriza por un claro propósito. Él está dispuesto a jugar posiciones sólidas con una ligera ventaja, muchas veces microscópicas para él mismo. Su técnica es buena. Perfeccionó sin duda su juego en posiciones en las que sólo tenían una ligera ventaja sobre el oponente.
Fischer no está a favor de las posiciones sin contrachances y siempre busca contrajuego. Esto explica su repertorio con Negras (variantes complejas de la Defensa Siciliana, la Defensa India, etc).
  Su profundo conocimiento en la teoría de aperturas también ayuda. A la intuición de Fischer en la evaluación de posiciones y en el juego combinatorio, no veo nada extraordinario… Él no está bien al tanto de la seguridad de su rey. Sus combinaciones se limitan al cálculo de maniobras.
Como nadie, Fischer siempre trata de encontrar el mejor movimiento posible. Está de más decir que no siempre tiene éxito. Pero, en general, sus movimientos son buenos. Su "valor" promedio es bastante alto y porque tiene pocos fallos, los resultados prácticos generales son impresionantes.
No puedo decir que los planes del americano exhibe una profundidad particular. Repito, son bastante sencillos y transparentes. Su vigor se manifiesta en su aplicación.
Esto era más o menos mi evaluación de Fischer después de mi trabajo preliminar.
Creo que sería servir a un propósito útil ahora hacer algunos comentarios sobre el encuentro entre  Spassky y Fischer. Este fue su más importante y último combate suyo. Como todos los jugadores de ajedrez miraba las partidas de este encuentro cuando se jugaban, pero no hice ningún análisis especial. Así que tuve que ver las partidas de nuevo y detenerme en los episodios críticos, que a mi juicio son característicos del estadounidense. Debido a que el presente análisis del encuentro se centra en Fischer, no voy a discutir el juego de Spassky. Sólo puedo destacar que estaba en baja forma, lo único que puede explicar tal resultado desastroso.


 
Publicar un comentario